Palabras de la Comandanta Rosalinda a nombre del Comité Clandestino Revolucionario Indígena-Comandancia General del EZLN del Caracol III de la Garrucha


Compañeras y compañeros.  
Hermanos y hermanas. 
Tengan ustedes muy  buenas tardes, hoy 16 de octubre 2017.
A nombre del Comité Clandestino Revolucionario Indígena-Comandancia General del Ejército Zapatista de Liberación Nacional del Caracol lll La Garrucha, Zona Selva Tzeltal.
Compañeras y compañeros del Concejo Indígena de Gobierno les pedimos  a ustedes, con todo su debido respeto, que lleven este mensaje al pueblo de México.
Indígenas y no indígenas en la defensa de nuestra madre tierra y naturaleza, actualmente el mal sistema capitalista está destruyendo, saqueando todas las riquezas de nuestra nación que es México; así como bosques, ríos, manantiales, lagunas, cascadas, ruinas, talas de maderas preciosas; así también como el petróleo, oro, plata, uranio, minas, como nuestras riqueza más que existe en nuestro suelos.
Estos ricos sólo tienen intereses de hacerse más ricos, a pesar de sacar los recursos naturales ponen sus empresas transnacionales, como presas hidroeléctricas, embotelladoras de agua, hoteles en los centros turísticos, grandes aeropuertos y autopista. 
Así también controlan la Biosfera de Montes Azules, más de 614 321 hectáreas, donde muchas comunidades y ejidos están siendo reubicados, amenazados, con las mismas gentes que ha organizado el mal gobierno, es con el fin de saquear todas las riquezas en todos estos lugares donde ponen sus empresas. Engañados con programas de proyecto, para destruir nuestra madre tierra y saquean nuestros recursos naturales, no hay esperanza para el futuro de los pueblos por que todo esto nos trae grandes consecuencias de contaminación contra los seres vivos. 
Por eso nosotros las y los  zapatista estamos organizados para defender de todos estos males, porque vemos que el mal sistema que han convertido en finca nuestro país y los malos gobernantes son como sus capataces, por eso no hay otro camino más que luchar, organizarse, unirse, rebelarse, todo el pueblo de Mexico y del mundo.
Y ahora como mujeres zapatista que somos, nosotras queremos  explicarles  cómo cuando éramos niñas no teníamos derecho de estudiar, ni atención médica,  mucho menos de divertirse, no teníamos totalmente el derecho y la libertad, solamente nos dedicábamos en la cocina a ayudar nuestras mamás, cargar nuestros hermanitos, a lavar las ropas y a mantener nuestras familias. 
Así nos pasó cuando éramos niñas, nos pasó igual cuando éramos jóvenas, no podíamos salir en las fiestas, no nos permitían  platicar con los hombre, no nos dieron derechos de elegir nuestro pareja, con quien queremos casar. Nuestros padres ellos deciden con quien nos vamos a casar porque solamente nos cambian con unas botellas de tragos, ni teníamos derecho de salir en las reuniones, no teníamos derecho de participar, de decidir, no teníamos derecho de tomar cargos por que siempre dicen los pinche hombres que no podemos salir solas como mujeres. 
Así nos maltrató nuestro padres y madres, peor cuando ya estamos casadas, nos dicen que no tenemos derecho de tomar cargos, sólo tenemos derecho de dar hijos, no podemos quejar, nos pegan. Siempre nos amenazan, nos humillan, nos desprecian, así lo vivimos porque así nos controlaban.
Nuestros padres son controlados con tragos por los malditos patrones y terratenientes, porque siempre quiere que estemos ciegas, sordas y calladas para no poder organizarnos y tener derechos de tomar desiciones y tener libertad como mujeres.
Después cuando se formó los ejidos ya nos separamos con los patrones, ya pueden hacer asambleas, aunque puros hombres pero ya iban buscando sus derechos de elegir sus autoridades, ya deciden organizar sus trabajos, pero todavía no somos tomada en cuenta como mujeres que somos. 
Cuando llegó nuestra organización ahí dimos cuenta que no sólo los hombres tienen derecho a participar en las reuniones, a tomar cargos, a decidir y hacer sus planes; también como mujeres tenemos el mismo derecho que los hombre. Así fuimos organizando colectivamente nuestros trabajos juntos hombres y mujeres, ya tuvimos esa libertad de defender nuestros derechos para que seamos respetadas nuestras decisiones de organizar en trabajos colectivos y tomar cargos como responsable, miliciana, insurgentas y representantes del colectivos; así fuimos logrando poco a poco nuestro derecho y la libertad de organizarse.
Mira compañera Marichuy, cuando ya estamos bien organizadas en 1994  demostramos nuestra valentía y rebeldía como mujeres que somos y no nos pudo acabar el pinche gobierno nuestras fuerzas como milicianas e insurgentas; con esas fuerzas y valor, y con sus experiencias, fuerza y valor de todo el proceso que llevamos de lucha, a nivel nacional: Isidora, Ramona, Lucha, Murcia, Aurora, María Luisa, Soledad y Elisa. Todo lo que decimos es real. 
Después construimos nuestra autonomía donde ya participamos muchas mujeres como promotoras de salud sexual, reproductiva, y ya tenemos compañeras que manejan ultrasonido, compañeras de tres áreas, así como parteras y hueseras y plantas medicinales, tenemos capacitadoras de salud  general y también tenemos maestras parteras, maestras hueseras y maestra de plantas medicinales. Ya tenemos compañeras promotoras de educación y formadoras también. Ya tenemos cargo como agentas auxiliar en cada pueblos para arreglar cualquier tipo de problema, el que sale culpable se sancionará como marca en el reglamento. También tenemos cargo como comisariadas, son encargadas de resolver asuntos agrarios y también consejas autónomas donde prácticamente resuelven las necesidades de su municipios. También como juntas de buen gobierno controla sus cuatro municipios que abarca su caracol, también toman cargo como responsables locales y responsables regionales; después con sus avances pasan a ser suplentas hasta llegar a ser comandantas.
Ahora nosotras las mujeres zapatistas ya podemos discutir, analizar, pensar, opinar, proponer, decidir igual como los hombres.
También las construcciones que ves, compañera Marichuy ,la clínica se hizo en colectivo, las oficina, nuestro auditorio y el templete se hizo en colectivo; todas las construcciones se hizo en colectivo y también las tienda, los trabajos en los municipios y pueblo no son proyectos del mal gobierno, no lo necesitamos, con nuestras resistencia y trabajos colectivos sí podemos construir todos. Hay muchas cosas nos faltan pero aquí estamos organizando para lograrlo, así como ves la carretera, nosotros rellenamos los bacheos para poder llegar porque el mal gobierno dice que arregla las carreteras pero sólo roba el dinero, porque nunca queda arreglado las carreteras que se comunican a las comunidades. 
Compañeras y compañeros, nosotros debemos organizar, unir, porque la madre tierra nos van a acabar de destruir a donde sacamos nuestra comida, aunque ustedes no la trabajan la madre tierra pero les llega los alimentos a donde están trabajando, porque si no nos organizamos nos van a destruir a todas.
Compañera Marichuy te pedimos que lleves este mensaje en la gira a las otras compañeras mujeres del campo  y de las ciudad de este país México y del mundo, que se organicen, que se unan, que ya no se dejen de engañar por el mal sistema capitalista, porque nos usan como negocio, nos explotan en mil maneras, nos ponen en grandes negocios, nos obligan a prostituir para generar sus riquezas. Unidas y organizadas podemos frenar y destruir estos maltratos.
No se quedan calladas, tenemos que defendernos como mujeres, porque la libertad y los derechos no nos van a regalar porque no les conviene. Unidos obliguemos a exigir a que nos respeten. Nosotras las mujeres  zapatistas ya llevamos 23 años ejerciendo nuestra libertad y derechos dentro nuestra autonomía. 
Por eso, compañera Marichuy, te decimos que sí se puede.
Es todo nuestra palabra a nombre de las compañeras y compañeros base de apoyo zapatista, a nombre del Comité Clandestino Revolucionario  Indígena - Comandancia General del Ejército Zapatista de Liberación Nacional. 
México, 16 de octubre 2017.
Muchas Gracias


Entradas populares